José María Aznar

José María Alfredo Aznar López (n. Madrid, 25 de febrero de 1953) es un político español. Casado, con tres hijos, es licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid.

Fue el cuarto presidente del Gobierno de España del periodo democrático iniciado con la Constitución de 1978, en las legislaturas comprendidas entre el 5 de mayo de 1996 y el 17 de abril de 2004, por el Partido Popular, en la Historia de España.

En la actualidad preside la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), que es denominado como «el laboratorio de ideas del PP» y se constituye como un think-tank de dicho partido.

Nieto de Manuel Aznar Zubigaray, periodista, político y diplomático navarro e hijo de Manuel Aznar Acedo, falangista y oficial del Ejército Nacional que durante la dictadura de Franco ocupó diversos cargos en organismos de radiodifusión y propaganda.

Durante su juventud, militó en el Frente de Estudiantes Sindicalistas (FES), sindicato estudiantil que fue embrión de Falange Española Independiente (FE (I)). Aznar fue uno de los muchos responsables del FES que dirigieron una actitud crítica hacia el franquismo postrero y su fachada política, el Movimiento Nacional, y que reivindicaban el pensamiento original del fundador de la Falange, José Antonio Primo de Rivera. Esta afiliación juvenil dejó paso a un pensamiento demócrata conservador.

Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense (1975) y funcionario de Hacienda como inspector de Finanzas del Estado (1976), inició una temprana dedicación a la política en el partido conservador Alianza Popular (desde 1989, Partido Popular). En 1977 contrajo matrimonio con Ana Botella Serrano.

Fue elegido diputado por Ávila en 1982 y 1986, y en 1987 se convirtió en presidente de la Junta de Castilla y León. Vicepresidente de su partido desde enero de 1989, en septiembre siguiente dimitió de su puesto al frente del ejecutivo castellanoleonés al haber sido designado candidato a la presidencia del Gobierno para las elecciones generales del 29 de octubre de 1989, en las que fue elegido diputado por Madrid. El Partido Popular emergió de éstas consolidado como la principal fuerza de oposición.

De nuevo fue candidato a la jefatura del ejecutivo en los comicios del 6 de junio de 1993. El 19 de abril de 1995, siendo jefe de la oposición, fue víctima de un atentado de ETA, del que salió ileso gracias al blindaje del vehículo.

Elecciones generales de 1996

Artículo principal: VI Legislatura de España

En las elecciones generales del 3 de marzo de 1996, el PP se convirtió en el principal partido del hemiciclo, aunque sin obtener mayoría absoluta en la cámara (156 diputados sobre un total de 350). Tras prolongadas negociaciones con las principales formaciones nacionalistas de Cataluña (CiU), País Vasco (PNV) y Canarias (CC), logró el respaldo de éstas en la sesión de investidura el 4 de mayo de 1996, por lo que al día siguiente juró el cargo como nuevo presidente del Gobierno de España.

Presidente del Gobierno (1996-2000)

Elecciones generales de 2000

Artículo principal: Legislatura en España 2000-2004

En las elecciones generales celebradas el 12 de marzo de 2000 el Partido Popular fue la fuerza más votada, consiguiendo la mayoría absoluta en ambas cámaras. A pesar de no haber alcanzado la mitad de los votos (44.5%) obtuvo más de la mitad de los 350 escaños del Parlamento (183). Esto le permitió a Aznar gobernar en solitario, deshaciendo el pacto de gobierno que tenía con CiU, PNV y CC.

Presidente del Gobierno (2000-2004)

En 1996 Aznar hereda los Fondos Estructurales para el período de 1994-1999 con los que la Unión Europea pretende fortalecer la economía de los países más pobres (España, Irlanda, Grecia y Portugal). España percibirá más de la mitad de estos fondos, además será el país de la UE que más dinero reciba del Fondo de Cohesión y, tras Francia, de la PAC.4 En esta legislatura el PIB de España vive un crecimiento un 1.1% superior a la media de la Unión Europea,5 tendencia que se mantuvo en los años posteriores.

El desempleo se redujo 7 puntos porcentuales en 4 años. Se flexibilizó el mercado laboral, ahondando la precariedad laboral. Mientras que los beneficios empresariales crecían por encima del 30%, los salarios aumentaron por debajo del 3%.7 El aumento de los salarios era menor al de los precios haciendo que durante el mandato de Aznar, el poder adquisitivo de los trabajadores se redujese un 4%, siendo España el único país de toda la Unión Europea donde se produjese un retroceso.8 Los sectores que lideraron el crecimiento de la actividad laboral (construcción, hostelería, servicio doméstico…) generaron empleos poco productivos y consecuentemente bajos salarios. Los contratos temporales aumentaron hasta llegar a representar 1 de cada 3 puestos de trabajo, siendo esta cifra un 250% superior a la media europea. A pesar de la entrada en vigor de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales en febrero de 1996, los accidentes laborales se incrementan un 42% entre 1996 y 1999. El índice de siniestralidad pasó de 61 a 73 accidentes por cada 1000 trabajadores.9 La UE recomienda en La Carta Social Europea que el salario mínimo interprofesional (SMI) sea igual o mayor al 60% del salario medio del país, en España alcanzaba el 34% en el año 2000,10 situándose en 424€ mensuales11 (742€ serían necesarios para cumplir con la recomendación de la UE).

Una de las primeras medidas del Gobierno de Aznar fue aprobar el «Programa de modernización del sector público empresarial del Estado», es decir, la sistematización de las privatizaciones. Algunas de las empresas que dejaron de ser propiedad del Estado en ese período fueron Telefónica, Endesa, Aceralia, Argentaria, Tabacalera, Repsol y Gas Natural. Los ingresos procedentes de las privatizaciones contribuyeron a reducir rápidamente la deuda pública del 68 al 63%.12 Los sindicatos se mostraron contrarios a una medida que consideraban «pan para hoy y hambre para mañana».

En 1999 España entra oficialmente en el Euro a pesar de no haber cumplido todos los criterios de convergencia marcados por la UE. La deuda pública sobrepasa el máximo fijado del 60% del PIB.14 La inflación, aun siendo mayor a la media de la UE, se mantuvo dentro de los márgenes estipulados. El Gobierno no consigue el objetivo del déficit cero, aunque el Déficit Público se ajusta a los márgenes establecidos.

En esta legislatura la presión fiscal aumentó más de un 10%.15 En 1999 se lleva a cabo la reforma del IRPF, elevándose los tipos medios efectivos del 14,91% al 14,94%. Se redistribuye la carga, aumentándola en un 2% a las rentas más bajas, mientras la carga a las rentas más elevadas se reduce un 6%.16 Se redujo el gasto en protección social (educación, pensiones, sanidad pública, seguridad ciudadana…) un 9%,15 siendo en el último ejercicio de la legislatura del 20% del PIB frente al 27% de la media europea.

El precio de la vivienda aumentó más de un 28% en tan sólo 4 años. El precio medio pasó de 62.500 euros a 80.500, a lo que hay que sumar el aumento de las hipotecas del 45%, pasando de 47.500 euros a 69.000.17 El esfuerzo para adquirir una vivienda aumentó, pasando de una relación precio/salario de 4,1 años en 1996 a 4,9 en 2000.

En 2001 se cambia el criterio para considerar a una persona como parada. A raíz de esto, medio millón de parados dejan de contar como tales debido al cambio metodológico. Entre el primer trimestre de 2001 y el de 2004 (datos directamente comparables al estar medidos por el mismo criterio), el paro aumenta en 300.000 personas, del 10,94% al 11,50%.26 Ese mismo año el Gobierno decidió cambiar la manera de contabilizar el índice de inflación, adecuándose a las normas europeas, con lo que los datos reflejados desembocaron en una pérdida de poder adquisitivo de la mayoría de pensiones fijas, así como del salario mínimo interprofesional y muchas otras percepciones sujetas a baremo estatal.

El gobierno de José María Aznar firmó el Protocolo de Kioto en 1998, a pesar de la postura negacionista del presidente sobre el cambio climático antropogénico.19 Las emisiones de gases de efecto invernadero en España aumentaron, superando en 2000 un 32.7% el máximo permitido,20 incumpliendo así lo pactado.

Política militar

En 1996 se anunció el final del Servicio Militar Obligatorio fruto de un pacto alcanzado por CiU con el PP en las conversaciones para formar gobierno.

Entre 1996 y 1999 se procedió a la plena integración de España en la estructura militar de la OTAN y en la Unión Europea.

En 1999 España participa en el bombardeo sobre Yugoslavia llevado a cabo por la OTAN21 durante diez semanas. Al menos 500 civiles murieron.22 El Partido Popular vota a favor del bombardeo, al igual que la mayoría del Parlamento; sólo se opusieron Izquierda Unida y el BNG.

Terrorismo

En 1998 ETA declaró una tregua. Aznar ordenó contactos la banda terrorista,24 teniendo una primera reunión en Zúrich y modificando su política de dispersión de los terroristas, acercando al País Vasco a 135 presos.25 Sin embargo, las conversaciones fracasan y ETA rompe la tregua un año y dos meses después del anuncio de ésta.

En esta legislatura se cometió el secuestro y posterior asesinato del concejal popular Miguel Ángel Blanco, y los secuestros de José Antonio Ortega Lara y Cosme Delclaux, entre otros múltiples atentados.

Su objetivo principal era transferir el agua del Ebro a las zonas más secas del sureste peninsular, sobre todo a la Región de Murcia y a la Comunidad Valenciana. El proyecto recibió el apoyo de los agricultores de estas zonas, y algunos gobiernos autonómicos (incluidos tres socialistas). Los gobiernos de Aragón y Cataluña, así como diversas plataformas ecologistas como Ecologistas en Acción, tacharon al proyecto de pretender camuflar otros factores políticos y económicos, como la especulación a gran escala en el levante.27 Aunque el proyecto se aprobó como decreto ley bajo el gobierno de Aznar, fue cancelado una vez el PSOE llegó al gobierno.