María Belón Bordes

Belon-Marias

Todos tememos enfrentarnos a nuestra peor pesadilla en la vida. El miedo es enfrentar los límites humanos. Yo tuve la oportunidad en Diciembre del 2004 de vivir mi peor pesadilla.

Frente a las costas de una playa paradisíaca en Thailandia, viví la devastación del tsunami de Asia- Pacífico que se cobró más de 250.000 víctimas. Una ola de más de doce metros nos golpeó, asfixió, malhirió y separó por más de tres días. Ahí vacacionábamos con mi esposo y tres niños (de 10, 7 y 5 años) mientras tomábamos decisiones de futuro, creyendo que la incertidumbre laboral era un problema importante…

El dolor, desgarro y la lucha por sobrevivir me enseñó las mayores lecciones de mi vida. Aprendí que enfrentando la peor pesadilla puedo aprender quién soy y qué es lo que de verdad importa en la vida. Cuando la vida nos golpea con fiereza y dureza tenemos dos opciones: posicionarnos como víctimas o tomarlo como la mejor oportunidad para regresar de la travesía “más altos, más sabios y más fuertes” como dice Homero en La Odisea.

A través de la conferencia intento transmitir cuáles fueron los aprendizajes vitales e imprescindibles que la difícil experiencia del tsunami me regaló. Yo, igual que tú, también soy una superviviente de un tsunami. Yo, espero que igual que tú, he decidido que sea una experiencia llena de regalos y oportunidades en lugar de lamentos y excusas.

Trabajé durante más de cuatro años en la película “Lo Imposible” (Naomi Watts e Ewan Mc Gregor) que recoge la experiencia vivida por mi familia durante esos días para honrar a las víctimas del mayor desastre natural de nuestros tiempos y para honrar todos los tsunamis que la vida nos presenta en la vida como oportunidad de crecimiento y aprendizaje.