Antanas Mockus

Antanas Mockus es el maestro por excelencia. Sus obras siempre tienen un saldo pedagógico. Tanto en la universidad como en la vida política ha funcionado de esta manera, apoyado en símbolos que están en la mente de la gran mayoría de los colombianos. Desde la espada rosada con que llegó al despacho del presidente César Gaviria, hasta la pirinola para explicar su programa de alcalde, y los mimos callejeros para poner en marcha su cultura ciudadana. Todo ello hace parte de su gran capacidad para comunicarse con los demás.

Hijo de inmigrantes originarios de Lituania. Considerado como un niño genio, aprendió a leer a los 2 años, graduándose con honores en el Liceo Francés de Bogotá. Estudió matemáticas en Dijon (Francia). Realizó una maestría en filosofía en la Universidad Nacional de Colombia, de la cual fue designado rector a comienzos de la década de 1990. Desde ese cargo, por su estilo atípico, se convirtió rápidamente en una celebridad nacional.

Con una campaña sin precedentes en el mundo –en la que no hubo publicidad, ni promesas electorales– y con una inversión mínima de dinero (equivalente a menos de US$1.000), derrotó a su principal opositor, Enrique Peñalosa. El 1 de enero de 1995 inició su primer periodo como alcalde. Conformó su gobierno nombrando académicos (y no políticos) en los cargos más relevantes de la administración. Partidarios y detractores reconocen el cambio de relaciones con la clase política y el saneamiento de las finanzas distritales. Su planteamiento básico fue organizar las finanzas y buscar recursos antes de comprometerse en obras. Tomó medidas impopulares como la sobretasa de la gasolina y cobros por valorización. Aumentó los recaudos en más de 50%. Con la ley zanahoria logró reducir las tasas de homicidio en 40%. Con la campaña de ahorro voluntario de agua puso una vez más a prueba sus dotes de comunicador, con éxito.

En la actualidad está vinculado a la Universidad de Harvard como “Robert F. Kennedy Visiting Professor of Latin American Studies” (ha habido 22 latinoamericanos, siendo él el primer colombiano).