Enrique de la Madrid Cordero

Enrique de la Madrid tiene la firme convicción de que México puede alcanzar el desarrollo en esta generación, y su experiencia, en el ámbito público y privado, se lo ha enseñado. Es licenciado en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México, donde se recibió con mención honorífica y obtuvo la medalla “Gabino Barreda” por haber sido el promedio más alto de su generación. Estudió también la maestría en Administración Pública, con especialidad en Finanzas, Comercio Internacional y Relaciones México – Estados Unidos, en la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de la Universidad de Harvard.

Fue Secretario de Turismo entre agosto de 2015 y noviembre de 2018. Bajo su gestión, el país ocupó el sexto lugar mundial en recepción de turistas internacionales, superando a potencias turísticas como Reino Unido o Alemania.

Previo a su nombramiento como titular de la Secretaría de Turismo ocupó diversos cargos en el sector público. Fue Director General del Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext), Director General de Financiera Rural, Diputado Federal y Coordinador Técnico de la Presidencia de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), además de haber sido funcionario del Banco de México.

En el sector empresarial ha ejercido los cargos de Director de Relaciones Institucionales y Comunicación Corporativa en México y América Latina para HSBC, Presidente Ejecutivo del Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo (ConMéxico) y analista en el sector de servicios financieros e inversiones bancarias en J.P. Morgan.

Ha impartido cátedra en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y en cuanto a participaciones en medios se refiere, escribe semanalmente para El Universal y comenta temas de coyuntura en el programa “Así Amanece” de Proyecto 40.

En su calidad de ciudadano, es consciente de que los problemas de las sociedades han rebasado a los gobiernos y a las estructuras tradicionales; así como que las soluciones a los retos del mundo actual exigen repensar las relaciones de gobierno y, sobre todo, que demandan respuestas locales. Está convencido de que las comunidades que logren adaptarse mejor al cambio de época en que vivimos, serán aquellas que recurran a la innovación y a la tecnología, incorporando estos atributos a sus políticas públicas.

En enero de 2015 publicó su libro titulado ‘México en la generación del desarrollo’, en el que analiza logros y ventajas comparativas de México para aspirar a convertirse en un país desarrollado en esta generación.

Esto, sin dejar de reconocer a México como un país de contrastes y de desarrollo desigual, que para que pueda crecer en unidad necesita, hoy más que nunca, incluir a todos los mexicanos y echar mano de los distintos actores de la sociedad. Sobre cómo lograrlo y alcanzar un país justo para todos, es que Enrique de la Madrid desea compartir su visión y así reflexionar y dialogar juntos, determinando el rumbo a seguir.

Sobre su Conferencia

Profesional con amplia experiencia en los sectores público y privado, Enrique de la Madrid se ha consolidado como un líder con una visión clara sobre el futuro al que debe aspirar México.

Derivado de su gestión al frente de la Secretaría de Turismo, Bancomext, Financiera Rural y de su labor en entidades privadas como ConMéxico y HSBC, es un conocedor de las grandes cifras y sectores del país. En los últimos años llegó a la siguiente conclusión: México puede aspirar a convertirse en un país desarrollado en una generación, ya que cuenta con las condiciones suficientes para lograrlo.

Consciente de que las prácticas del pasado no pueden aplicarse a las complejidades del presente, a través de sus presentaciones busca impulsar una visión a futuro en la que el uso de las tecnologías permee en todos los ámbitos, incluso en la formulación de políticas públicas, y transitemos a una sociedad más incluyente, y cosmopolita.

Por tal motivo, Enrique de la Madrid ha buscado transmitir una perspectiva integral del México actual, y del México posible, de forma comprensible y asimilable para los públicos que lo escuchan, invitándolos a convertirse en agentes de cambio.