Jorge Valdano

Exdirector general del Real Madrid, campeón del mundo en México 1986 y speaker en temas de liderazgo, y gestión organizacional.

Los líderes nacen o se hacen…, ¿cómo detectamos a un buen líder? O incluso, ¿cómo nos convertimos en un líder? Son cuestiones que constantemente nos hacemos.

Jorge Valdano nos describe los 11 poderes que deben tomarse en cuenta para ser un líder en este siglo XXI.

Una de las ideas centrales de su conferencia se centra en que un equipo, es la suma del talento, habilidad, experiencia, pero sobre todo de “un estado de ánimo”.

1.- El poder de la credibilidad. Aquí, el líder tiene la obligación de exigir al profesional los mejores resultados.

2.- El poder de la pasión. La principal característica es cuando, al momento en que un líder habla, traslada inmediatamente emociones, porque realmente siente lo que está haciendo.

3.- El poder de la esperanza. En esta parte es básico que se cuente con una ilusión para lograr tener una esperanza.

4.- El poder del estilo. Un punto clave. No debes desesperarte por el dinero y por el resultado, porque buscar ante todos los medios generar y generar más y más dinero, hará que barras con los principales valores de referencia para la supervivencia de una organización.

5.- El poder de la comunicación. Hay empresas pacíficas y son las que van muriendo lentamente, por lo que, en esta parte, el líder, tiene que debatir, cuestionar y ser el rebelde hasta el último momento.

6.- El poder de la curiosidad. Es importante que, al salir de la universidad, no te quedes sólo con los conocimientos que se adquieren en ella, hay que seguir conectado y estar a la vanguardia; porque si no te renuevas e innovas en lo que haces, terminarás devorado por la competencia, entonces… ¡mucho ojo en este punto!

7.- El poder de la simplicidad. ¡Qué importante, y qué difícil es para algunos no complicarse la vida imaginando que todo es negativo!

8.- El poder del talento. Si inicias un proyecto, no se vale meter a personas con las que no te lleves bien, sino a quien haga buenos trabajos, que tenga alguna virtud sobresaliente, claro, sin esperar encontrar perfección tampoco.

9.- El poder del vestuario. Que cada uno de los miembros de la empresa, se sienta importante; que, si se gana o se pierde, se sientan bien.

10.- El poder de la humildad. Aquí, por ejemplo, los jugadores de fútbol, son personas que ganan de un día para otro muchísimo dinero y fama; pero es importante no despegar los pies de la tierra; y es que normalmente ellos se sienten especiales y tienden a dejar de trabajar con rigor porque se sienten que lo saben y lo pueden todo, sin saber que, al dejar de prepararse, pueden dejar de ser privilegiados.

11.-El poder del éxito. No pierdas de vista que el buen líder transmite confianza, pasión y desafíos, metas alcanzables.